Por suerte esta vez…todo pinta a mi favor.

En el devenir de la vida, que se columpia en el sube y baja, lo que ayer fue oscuridad hoy es luz, desde la infancia y la adolescente fui estricta con mis convicciones y leyes, aprendí del abuelo Casanova que las cosas son de un solo valor blanco o negro, nada de medias tintas y mucho que me sirvió, tanta lección me hizo fuerte indestructible y pertinaz en mis metas.
Pero el vaivén de los años me enseñó… que en la multiplicidad de colores también hay valor… por eso hoy estoy acá… sin abandonar mis convicciones y lecciones que nunca lolvidaré… pero con el alma flexible y dispuesta a encontrar y sacar lo mejor de cada mundo, de cada ser… de cada círculo que me rodea.
Por suerte esta vez…todo pinta a mi favor.

Aunque, ni siquiera tengo tiempo para mí…y menos para este blog que tanto deleite trae a mis días, pero acá seguiré pronto las carreras de hoy, las noches de tres horas de sueño se marcharán y todo volverá a su equilibrio total.