Memorias y realidades

Con la piel que se abre, igual que las alas de la mariposa...

Con los jugos del cuerpo, humedeciendo hasta el alma...


Con el corazón asustado, reconociendo que por fin le comprime la ausencia...


Con la mente afanada, reconstruyendo los hechos para poder etenderlo...reviviendo memorias y aceptando realidades.

Silencio...


No habrá límites para este perseverar...
quizá sea el efímero tiempo de un minuto,
quizá toda una eternidad.

Irremediablemente, somos y seremos...amor.
Porque nadie puede adueñarse de las almas,
porque ellas estan donde sí quieren estar.

Nuestros cuerpos vacilarán por ahí,
complaciendo las temporales apariencias terrenales...
pero nosotros eternamente sabremos,
donde encontrarnos.