Silencio...


No habrá límites para este perseverar...
quizá sea el efímero tiempo de un minuto,
quizá toda una eternidad.

Irremediablemente, somos y seremos...amor.
Porque nadie puede adueñarse de las almas,
porque ellas estan donde sí quieren estar.

Nuestros cuerpos vacilarán por ahí,
complaciendo las temporales apariencias terrenales...
pero nosotros eternamente sabremos,
donde encontrarnos.