Memorias y realidades

Con la piel que se abre, igual que las alas de la mariposa...

Con los jugos del cuerpo, humedeciendo hasta el alma...


Con el corazón asustado, reconociendo que por fin le comprime la ausencia...


Con la mente afanada, reconstruyendo los hechos para poder etenderlo...reviviendo memorias y aceptando realidades.