Amor...

Bendito amor que nos encuentras desprevenidos

y con una fuerza sobrenatural,
dominas nuestra locura,
cauterizas nuestros errores y equilibras
nuestros intentos de cordura humana...


Bendito amor que nos haces irracionales
próximos al delirio y al dolor,
superiores a nuestra propia fuerza,
para luego poder ganar todas las batallas
de lo sublime, trascendental e inmortal.